FOTOS QUE MOLAN DE POSTBODA

Nos colamos en el Preventorio de Aguas de Busot para este reportaje postboda de Laura y Ángel, una pareja encantadora que soñaba con tener fotos que molan en sitios originales para recordar uno de los días más especiales de sus vidas.

Hoy os traemos un nuevo reportaje de fotos de boda, en este caso es la Boda de Paqui y Jota que se celebró en el Salón Azul del Ayuntamiento de Alicante, un lugar para las ceremonias sin duda, espectacular.Hoy os traemos un nuevo reportaje de fotos de boda, en este caso es la Boda de Paqui y Jota que se celebró en el Salón Azul del Ayuntamiento de Alicante, un lugar para las ceremonias sin duda, espectacular.Guardar

Fotos de Postboda que molan

Este es el tercer trabajo que hicimos para Laura y Ángel, que celebraron su boda en la finca Torre Boch de Alicante y que nos encargó un reportaje postboda con la premisa de tener fotos de los dos solos que fueran más allá de las tomadas durante el convite y la celebración.

La postboda es la alternativa perfecta para aquellas parejas que no quieren dedicar demasiado tiempo a dejarse retratar el día de la boda pero tampoco están dispuestos a renunciar a tener fotos que molan en el salón de casa. Podéis ver algunos ejemplos de Postboda en nuestro portfolio para buscar inspiración y descubrir cómo nos adaptamos a cada pareja buscando resultados únicos.

En el caso de Laura y Ángel, además, este reportaje postboda era la excusa perfecta para mostrar con detalle ante las cámaras el vestido de novia con falda desmontable que llevaba ella y que el día de la boda hizo aparición durante el baile inaugural, cuando con un golpe de cadera dejó con la boca abierta al novio y a todos los invitados. Había que hacer fotos que molan de esa transformación espectacular y ello requería un sitio especial donde la prenda destacase.

Fotos que molan en sitios diferentes

Como siempre, la apuesta fue salirnos de lo convencional y buscar un lugar tan alternativo como divertido para conseguir esas fotos que molan. Si echáis un vistazo aquí y recorréis algunos de nuestros reportajes preboda y postboda en sitios chulos como un campo de golf o unas Salinas, seguro que estaréis de acuerdo con nosotros en que currarse la localización merece la pena a la vista de los resultados.

En este caso, nos fuimos al Preventorio de Aguas de Busot en Alicante, un edificio del siglo XIX que tiene muchísima historia. Fue construido como hotel balneario aprovechando las aguas termales de la zona y así se mantuvo hasta la Guerra Civil, cuando cerró sus puertas. Durante la dictadura se empleó como hospital para niños con tuberculosis, actividad que cesó cuando la enfermedad fue controlada y que a día de hoy, con la construcción en situación de abandono, motiva todo tipo de expediciones esotéricas.

La nuestra también buscaba algo sobrenatural, ese ambiente de euforia permanente que envuelve a las parejas el día de su boda para inmortalizarla en fotos que molan de verdad. Entre los muros ajados, las ventanas descubiertas y los pinares de lo que antes era una zona de recreo, ¡lo encontramos!

Lo mejor que tiene este tipo de localizaciones es el contraste espectacular entre la decadencia que transmite la zona y la ilusión que inspira una pareja vestida de boda. Ellos inmaculados, juntos y solos mientras el mundo a su alrededor se viene abajo.

Un Vestido de Novia con falda desmontable

No hay más que fijarse en el traje de Laura, un modelo que diseñó ella misma y que tenía truco. Un cuerpo ceñido rodeado de una falda regia y voluminosa con más de un metro de cola daba la impresión frontal de ser un clásico. Sin embargo, la espalda estaba abierta y el vestido de novia tenía la falda desmontable: ocultaba una falda de baile vaporosa con largo bajo la rodilla que allí, entre los muros del promontorio, le daba un aspecto entre bailarina clásica y hada de cuento.

Primero con el traje entero y después con la falda del vestido de novia desmontable, iniciamos el recorrido. Aunque a priori pueda parecer que un sitio así da cosilla, los novios estaban tranquilos, escoltados por fotógrafos profesionales no hay nada que temer! Además de ser una pareja muy atrevida, nos echamos unas risas.

Fotos que molan de postboda al atardecer

Empezamos la sesión a media tarde con la idea de ver atardecer. La situación del Preventorio es privilegiada para conseguir fotos que molan de la puesta de sol, así que tras explorar cámara en mano cada rincón transitable de aquel caserón, nos situamos en un punto elevado para buscar la silueta de los novios en la paleta de colores del ocaso. No fue solo el edificio, las inmediaciones, que en su día fueron la zona donde la gente adinerada daba largos paseos y disfrutaba de baños termales, han sido conquistadas por la vegetación, lo que nos dio la oportunidad de jugar con el verde, ese color que decoraba el vestido de novia con falda desmontable de Laura y que fue protagonista en los detalles de su boda, para obtener fotos que molan y que dieran continuidad cromática a todo el trabajo que hemos hecho para estos novios.
Nos hemos quedado muy contentos con el trabajo realizado, muy al estilo de un editorial de moda, pero lo mejor es que a Ángel y a Laura les ha encantado! Y a vosotros, ¿Qué os parece?

Si tú también quieres un reportaje de preboda o postboda con fotos que molan con tu pareja, antes, durante o después de la boda, date una vuelta por nuestros trabajos y comprueba tu fecha!

Podéis visitar el reportaje de Boda de Laura y Ángel en Finca Torre Bosch, para ver algunas escenas irrepetibles de su gran día.

Os dejamos con el Slide que les hicimos de su preciosa Postboda, muchas más fotos con una canción especialmente elegida para la ocasión.

Enjoy!

Ponte en contacto con nosotros y pídenos Precio!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies