UNA BODA ALUCINANTE EN LA ALHAMBRA DE GRANADA

Carmen y Paco celebraron esta boda alucinante y con estilo en el Carmen de los Mártires de La Alhambra, un marco incomparable que nos regaló imágenes mágicas, llenas de belleza, de amor, de historia y de olor a hierbabuena.

Guardar

El lugar perfecto para una Boda

Esta pareja se conoció en 2005, unos años después empezaron a salir y 39 meses después de aquello Paco le regaló un ramo de 39 rosas con un anillo escondido dentro. Así empezó la historia de esta boda alucinante en La Alhambra de Granada, una ubicación inmejorable para estos novios cuya relación ha tenido siempre mucho que ver con Granada y que buscaban regalar a sus invitados la oportunidad de disfrutar de una velada en un lugar muy especial y desde luego, el Carmen de los Mártires lo es.

Este enclave está situado en la falda sur de la colina del Mauror, sobre lo que en otro tiempo los cristianos llamaban el Campo de los Cautivos y los árabes, el Campo de Ahaul. Compone un amplio balcón natural a los pies de La Alhambra, que iluminada de noche es espectacular, con vistas privilegiadas de la ciudad y de Sierra Nevada.

Lo eligieron por cariño a la ciudad, pero también porque tiene algo de magia. Una alfombra de hierba buena cubría la entrada de los jardines del Carmen de los Mártires, nada más pisar la entrada queríamos que los invitados sintieran que se les estaba esperando con el mejor de los recibimientos, que pudieran sentir el frescor y el aroma que emanaban las hojas de hierbabuena al pisarlas”, nos cuenta Carmen.

Un Vestido de novia de Lorenzo Caprile

Ella lucía un vestido de novia espectacular de Lorenzo Caprile que cumplía con todo lo que siempre había esperado de un traje de novia. Lo diseñó con su equipo, entre viaje y viaje de trabajo, y el resultado dejó boquiabierto a Paco, que esperaba al pie del altar enfundado en un modelo azul oscuro de la firma Protocolo. Su experiencia durante el diseño y la confección del vestido de novia a medida fue, como nos cuenta, inmejorable.

“En una de las pruebas iniciales recuerdo que estaba algo desanimada, soy impaciente y eso no es compatible con el proceso de creación y diseño de un vestido de novia. Sentía como un gusanillo en el estómago a veces, imaginando como sería al final (…) Recuerdo enviarle muchas fotos de vestidos que me gustaban y con una de las fotos Lorenzo cogió una de las fotos y señalando con el dedo dijo ‘seguirá esta línea, crearemos una espalda, Lola, por favor: ¿Dónde están los botones tan bonitos…?’ Se notó que le llego la inspiración y ahí comenzamos. Las últimas semanas de las pruebas todo fue tomando forma y cuerpo, las puntadas sobre el chantilly empezaban a dibujar mi cuerpo con gran belleza, un bordado superpuesto en la espalda”.

Se trataba de un traje de manga larga de chantilly ajustado al cuello, completamente labrado y rematado en la espalda con grandes botones brillantes que tal y como explica Carmen, el propio Caprile eligió. Bajo la transparencia del encaje, un escote con una sutil forma de corazón ceñido al cuerpo que se abría en una falda voluminosa, una fantasía de tules con mucho movimiento. “Levanté la vista y pude ver mi espalda reflejada en el espejo. Me quedé alucinada. No recuerdo si dije alguna palabra o solo algún gemido de felicidad; sé que sonreí como nunca antes lo había hecho y pregunté ‘¿Cómo no habéis dicho nada? ¡Llevo una espalda preciosa!”, explica.

Para destacarla, Carmen eligió llevar la melena larga recogida en una cola alta, con un maquillaje sutil en tonos pastel que realzaba sus ojos. Portaba un ramo sencillo de astilbe que resultó una elección muy armoniosa con el entorno. Flotaba subida en unos zapatos de Jimmy Choo que eligió por su versatilidad. Ella dice que su momento más especial fue entrar del brazo de su padre en la estancia. Para Paco, fue el mismo instante: verla cruzar el pasillo del palacio con aquella enorme sonrisa.

Los detalles de una Boda Alucinante

Esta boda alucinante en La Alhambra estuvo plagada de detalles. Al cabo de la entrada al Carmen de los Mártires, ya en los jardines rodeados de huertos nazaríes, los novios situaron un bodegón de aire bohemio con una colección de las fotografías que han marcado sus años de relación y, a continuación, unas cuidadas cestas de mimbre daban la bienvenida con abanicos dorados y pulseras de perlas a los invitados. El camino a la ceremonia se indicaba con flechas, aunque bastaba con seguir el olor de la hierbabuena.

Se casaron en el palacete que preside todo el conjunto, en una estancia decorada con mimo por las floristas granadinas de Attrezzo. La ceremonia fue íntima y personal, salpicada de lágrimas de emoción y de historias de los novios, puestas en forma de relato por una de sus amigas más cercanas. Les contamos a todos, todos los detalles de cómo comenzó nuestro amor”, explica Carmen.

La celebración empezó inmediatamente después, con un cóctel servido en un jardín francés que forma parte del conjunto y que fue amenizado por un sexteto de jazz. Carmen recuerda de aquel momento que la temperatura era perfecta y “el sonido del saxofón, el contrabajo, las fuentes, el jardín y las vistas del atardecer sobre la ciudad de Granada, un marco incomparable”.

El Ambiente en una Boda

El broche de oro al cóctel lo puso precisamente la banda cuando ya comenzaba a anochecer. Hicieron sonar los compases de ‘When the saints go marching’ y Carmen y Paco bailaron allí mismo para los invitados, que después fueron guiados hasta la explanada, a los pies del palacete, donde se serviría la cena de esta boda con estilo.

El banquete estuvo a cargo del restaurante Ruta del Veleta, Premio Nacional de Hostelería, y la pareja lo inauguró a ritmo de Raphael. Se sirvió en un ambiente mágico y romántico, en la explanada frente a la fachada del palacete donde se habían dado el sí quiero, bajo las estrellas y envuelto en la suave iluminación del conjunto monumental y de las velas flotantes situadas en los centros de mesa, donde unas hortensias azules traídas directamente de Holanda ponían el punto de color junto a unos pequeños espejitos. Mientras sonaba suave música chill out, se iban encenciendo poco a poco las luces de Granada, creando un ambiente íntimo en esta boda alucinante en La Alhambra.

Tras la cena, el baile fue dentro del palacio. “El suelo es de azulejos negros y blancos, las columnas y las paredes en ocasiones están ocultas tras los bargueños de madera con décadas de antigüedad; en el centro del salón las pilastras llenan un parterre, la gigantesca lámpara de araña que cuelga desde el techo e ilumina las dos plantas del palacio al completo. Así comenzó el baile, con luces de colores y sin vals de apertura, queríamos dejar que nuestros amigos disfrutaran de la música, tomaran una copa y bailaran ellos, y pasadas unas canciones, Paco y yo bailamos una canción de Michael Jackson”, recuerda Carmen.

Sorpresas para los invitados

Las sorpresas para los invitados no acabaron ahí. Junto a la pista de baile, que pronto se llenó de antifaces venecianos y boas de plumas, los novios habían dispuesto como regalo unos recopilatorios de música con sus temas favoritos, que se entregaban en cds diseñados y maquetados por ellos mismos y con una dedicatoria personal para cada uno de los presentes. Para las amigas más íntimas, Carmen había hecho a mano unos anillos con la palabra ‘Love’, en agradecimiento por su apoyo incondicional a ambos tantos años. Además, al término de la fiesta la pareja, con ayuda del Maitre, repartió entre las invitadas las fabulosas hortensias azules que habían decorado las mesas.

La Importancia de la Sesión de Preboda

Nunca nos cansaremos de recomendaros que hagáis una sesión preboda antes del enlace. Carmen y Paco lo hicieron y funcionó. Como ellos mismos nos cuentan, sirvió para romper el hielo con el equipo de fotógrafos, conocernos mejor y entablar un vínculo de confianza que el día de su boda alucinante en La Alhambra de Granada se notó, y mucho. No sólo porque contaban como libro de firmas con el book que les habíamos hecho en la sesión, lo que siempre sorprende a los invitados y es un recuerdo precioso, sino porque nuestra presencia allí ya no era la del primer día, sino la de alguien cuyo trabajo ya conoces y en quien sabes que puedes confiar.

En ese ambiente tranquilo y de complicidad, nos pusimos manos a la obra para que no se escapase ningún detalle, como los que podéis apreciar en la selección de fotografías del reportaje que os mostramos o en este mini vídeo que hemos hecho para que los novios puedan compartir fácilmente con sus invitados algunos de los mejores momentos de esta boda tan especial.

Puedes conocer más sobre nuestro trabajo como fotógrafos de boda en España dándote una vuelta por nuestro blog, sección de trabajos y reportajes de Bodas por toda España o directamente, poniéndote en contacto con nosotros. No olvides comprobar tu fecha!

Además, tenemos que dar las gracias a Juan García Rísquez por acompañarnos a esta fantástica Boda, sin su ayuda bubiera sido imposible obtener las fotos tan alucinantes que hemos logrado en esta boda. Muchas gracias compi!

Enjoy!

“Nos encontramos muy cómodos el día de la boda porque había muy buena química con Alberto y su equipo. Creemos que fue gracias a la sesión de pre-boda. Nunca pensamos en hacernos unas fotos previas, y por la recomendación de Alberto así lo hicimos y ahora después de como fue el día B y como han salido las fotos de espectaculares, casi lo consideraríamos fundamental, tomamos confianza con la cámara, con los posados, con el fotógrafo, fue una recomendación estupenda y salieron unas fotografías preciosas. Hicisteis un gran trabajo, muy profesional, mucha gente nos comentó al respecto”

Carmen & Paco

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies