La organización de una boda es un proyecto que se vive con gran entusiasmo e ilusión.

Para conseguir que esa fecha tan soñada sea perfecta es necesario considerar múltiples factores y el traje de novia es, sin lugar a dudas, uno de los elementos fundamentales.

Es que ese vestido tan especial simboliza la singularidad de un momento en la vida que permanecerá entre los mejores recuerdos a atesorar. La elección del atuendo de bodas es, por lo tanto, una encantadora ocupación que no siempre resulta fácil de resolver.

Como fotografos de bodas en Madrid somos expertos en perpetuar imágenes inolvidables de ese día en que cada novia se siente una princesa, además de ofrecer los consejos más sabios para escoger el vestido ideal.

La elección del traje de novia perfecto debe ser una decisión que responda a un exhaustivo análisis previo y que contemple algunos principios esenciales. En primer lugar, es muy importante contar con un período de tiempo amplio, ya que de lo contrario la misión corre el riesgo de convertirse en un fracaso. Las novias más organizadas destinan de seis meses a un año para asegurar el éxito de la tarea, garantizando de este modo el espacio propicio para conocer diferentes diseños, probar distintos modelos y realizar modificaciones si es necesario. La forma del cuerpo, el estilo de la boda, el horario de la celebración y el presupuesto destinado a la vestimenta son algunos de los elementos primordiales a sopesar a la hora de elegir el vestido.

Cada cuerpo presenta diferentes características y luce mejor cuando el traje es confeccionado de acuerdo a ellas. Si la novia es dueña de una esbelta figura de volúmenes proporcionados, entonces podrá optar por cualquier diseño que la destaque. Cintura entallada, cadera marcada y faldas acampanadas o plisadas son admitidas sin problemas.

Lo mismo ocurre con los géneros, dibujos y pedrería, ya que podrán embellecer aún más este físico privilegiado sin restarle equilibrio a las formas. En el caso de las mujeres curvilíneas, no se recomienda utilizar telas pesadas ni llevar vestidos demasiado ajustados. El agregado de ornamentos grandes y llamativos no las favorece. Se recomiendan para ellas las faldas al bies pues afinan la cintura.

fotografos profesionales de Bodas en Murcia

La disyuntiva del escote se plantea en numerosas ocasiones y se resuelve principalmente de acuerdo al tamaño del busto de la futura esposa, aunque siempre respetando el límite dictado por la elegancia. Una novia puede lucir sexy, pero nunca vulgar. Cuando el busto es pequeño, una excelente alternativa consiste en utilizar escotes poco profundos y adornar la zona con flores, piedras y drapeados, logrando de este modo un efecto de aumento.

Si el problema es la estatura, no se aconseja lucir trajes largos, sino optar por vestidos cortos o a media pierna, como truco para estilizar la figura.

El uso del velo es una elección estrictamente personal y depende del estilo del atuendo elegido. Si se trata de un modelo de alta costura o de una boda de gran categoría, este accesorio es muy bienvenido.

Considerar las distintas formas corporales como guía para escoger diseños que disimulen defectos y realcen virtudes es quizá la recomendación más valiosa que los fotografos de bodas en Madrid pueden brindar a las mujeres que pronto se transformarán en esposas. No es, sin embargo, la única. El traje de bodas es una prenda que debe resultar bella y refinada, aunque siempre cómoda.

De ningún modo puede sentirse como un disfraz o como una mordaza que impide moverse con naturalidad: un vestido sin tirantes que no calza bien y tiende a caerse a cada momento o una falda sirena demasiado ceñida están muy lejos de representar el modelo perfecto. Tampoco es correcto lucir un atuendo que no responda a la personalidad de la novia, ya que seguramente le impedirá desenvolverse con espontaneidad.

El tema de los colores está dando mucho que hablar estos últimos años. Claro que el blanco, el blanco roto y el marfil continúan siendo los tonos clásicos indiscutibles. Sin embargo, la paleta se ha ampliado considerablemente, admitiendo variedades que antes no se incluían en un catálogo de novias.

Es así que actualmente pueden verse en las pasarelas internacionales diseños que van desde el rosado y el violeta hasta el rojo y el negro, tanto en modelos monocromáticos como en combinación con otros colores. Vestidos blancos con cintos y accesorios negros son hoy en día alternativas muy demandadas por las más osadas. Por supuesto que aparece cada vez con mayor énfasis la tendencia de combinar el tono del vestido de bodas con los colores predominantes de la decoración del salón de fiestas. Frente al dilema del colorido, aconsejamos tener muy en cuenta el horario de la boda, su lugar de celebración y, por supuesto, el tono de piel de la contrayente.

Es importante señalar que la inversión en un exclusivo modelo de alta gama no garantiza forzosamente que se trate del vestido ideal. Es obvio que los diseñadores de renombre producen piezas refinadas y de exquisitos cortes, pero no son la única respuesta a las necesidades de las novias.

Existen alternativas más económicas que no implican sacrificar el buen gusto y la elegancia. Realizar un gasto excesivo en una prenda que será utilizada una sola vez es una cuestión cada vez más discutida en nuestra época. Distinción, confort y estilo personal son entonces las claves de oro para escoger el traje de boda que hará lucir única a cada mujer camino al altar.

Disfrutar!

 

[Total:0    Promedio:0/5]

¿TE HA GUSTADO? COMPRUEBA SI TU FECHA ESTA DISPONIBLE!


Tus
Recuerdos de boda
como nunca habías
imaginado


Escríbenos
info@sagradostudios.com
LLámanos
609 901 916
699 161 783


Síguenos


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies